¿Por qué en Raw Attitude NO hacemos zumos?

¡Buenos días!

– ¿Tenéis zumo de naranja? Nooooooooo.

– ¿Pero eso cómo puede ser? Pues muy sencillo:

El zumo o licuado es el resultado de extraer el líquido de las frutas/verduras, dejando muy poca pulpa, y nada de fibra. Así, el efecto de tomarse un zumo es que el azúcar que se encuentra naturalmente, sobre todo en la fruta, es rápidamente absorbido, y será poco saciante.

Por el contrario, al hacer un smoothie, todos los ingredientes van directamente a la batidora, y el resultado es una bebida más espesa, rica en fibra (saciante, ayuda a reducir el colesterol y el azúcar en sangre, ayuda a los procesos   digestivos, colabora en la correcta absorción de los nutrientes…), y que para colmo, ¡produce menos residuos!

Obviamente, la combinación de ingredientes que añadamos al smoothie también influye en el resultado nutricional, así, algunos de los más ricos serían: manzanas (con piel), peras (con piel), fresas, hojas verdes (kale, espinacas…), semillas de chía o lino.

Así que, la próxima vez que vengáis a vernos a Raw Attitude, ya sabéis que aquí no tenemos zumos, ¡tenemos smoothies!

IMG_20180405_19413823edfrju



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *